La Organización Mundial de la Salud (OMS), alerta en el estudio 'Comportamiento de la salud en niños en edad escolar' que el tabaquismo es común entre la población más joven.

 

Si revisamos los datos descubrimos que un 5% de niños y un 2% de niñas de 11 años han entrado en contacto con el tabaco y lo han probado. Estos datos van en aumento al aumentar la edad de los menores, así encontramos en los 15 años que un 29% de los niños y un 27% de las niñas han consumido cigarrillos. Estas tasas de consumo de tabaco se encuentran de forma muy similar en todos los rangos de edad de niños y niñas que se han analizado en el estudio.

 

Según ha señalado la OMS, "la adolescencia es un periodo crítico cuando los riesgos asociados con el uso de sustancias son particularmente altos. El comportamiento de fumar se establece típicamente durante la adolescencia, ya que la mayoría de los fumadores fumaron su primer cigarrillo, o ya eran adictos, cuando cumplieron 18 años. En comparación con los adultos, los jóvenes requieren menos cigarrillos y menos tiempo para establecer una adicción a la nicotina".

 

En estas edades los niños y adolescentes se encuentran en fase de desarrollo del cerebro, si se exponen a la nicotina les puede generar efectos nocivos y duraderos en el cerebro.

 

 El 5% de los niños de 11 años han fumado

 

Este no es el único problema de salud que pueden experimentar, pudiendo sufrir asma, deterioro de la función y el crecimiento pulmonar, empeoramiento de su estado físico en aspectos de resistencia y rendimiento.

 

La OMS destaca que todavía es "demasiado común" encontrar fumadores en edades tan tempranas quedando "mucho por hacer" pero que si se combinan intervenciones para que exista una mayor concienciación publica junto a políticas más estrictas para controlar el consumo de tabaco pueden generar que el tabaquismo no impacte tanto entre la población más joven.

 

En el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco se remarca la importancia de llevar a cabo estrategias para reducir tanto la demanda como la oferta de tabaco "hay buena evidencia de que estas medidas protegen a los niños del consumo de tabaco y otros daños relacionados con el tabaco. Al invertir en la salud de las generaciones más jóvenes, los estados miembros deberían aspirar a implementar plenamente todas las medidas que entran dentro del alcance del CMCT de la OMS".